INFORMACIÓN + 54 9 388 590 1874
0

Descubre el blog de coaching

más completo del mercado

No te tomes NADA de manera PERSONAL

El tomarnos las cosas de manera personal puede dañarnos seriamente. Para la mayoría de las personas, todo lo que nos dicen o hacen influye de manera trascendental en nuestras vidas. Gran parte de nuestro tiempo nos lo pasamos ofendidos por algo que alguien nos dijo, nos hizo o pensó de nosotros.

Se nos educa y crecemos pensando que todo lo que los demás hacen o dicen tiene que ver con nosotros. Y esto nos hace sentir “culpables” de la reacción del otro. Y esta culpa es difícil de gestionar.

Cuando alguien da una opinión sobre nosotros, cuando alguien nos agrede verbalmente, compramos eso como verdad absoluta, y como la compramos así, nos envenenamos, nos ponemos furiosos, nos enojamos y nos llenamos de sentimientos terribles y totalitarios. Pero lo que realmente sucede es que esa persona no está hablando de nosotros específicamente, si no de sus creencias, sus valores, su manera de interpreta las cosas. Es solo su opinión o punto de vista, no debemos comprar ese juicio como si fuera una verdad indiscutible, porque si lo hacemos nos apropiamos de toda su carga. Es fundamental tener en claro que la opinión o el juicio del otro, tiene que ver con su manera de mirar, con su interpretación, no con la nuestra.

Cuando alguien nos dice algo que nos hiere o nos duele, como por ejemplo: “eres un fracaso”, lo que realmente nos duele no es la opinión que esa persona nos dio, sino más bien nuestra creencia profunda de que “somos un fracaso”.

Si te tomas las cosas de manera personal y crees que eso que te dijeron tiene que ver contigo, te compras el cuento del otro, caes en la culpa y con ella en la necesidad de explicarte y empezar a justificarte y tener que convencer al otro de algo. Todo se magnifica y se convierte en un problema.

Nos pasamos tiempo valiosísimo de nuestra vida pensando o sintiendo que alguien nos ofendió, le damos poder a los otros y eso se convierte en una espiral del horror que solo nos mantiene sujetos al sufrimiento. Caemos en la necesidad de tener que justificar nuestros actos ante los demás, porque aprendimos a querer que los demás nos aprueben, en cierta medida, cuando en realidad solo te debes explicaciones a ti mismo.

Hace mucho tiempo atrás, me sucedió algo bastante duro para mí. Tuve una terrible situación con una persona muy cercana. Escuché las cosas más agresivas y dolorosas. Al principio me ofendí, y pensé como era posible que esta persona me dijera todo esta terrible cantidad de basura. Después me pregunté “¿Por qué a mí?» Estaba furiosa y terriblemente triste. Pero luego del primer impacto empecé a entender que todo lo horrible que esta persona me decía tenía que ver con todo lo horrible que tenía en su cabeza. Cuando analicé la situación, más calmada y sin tomármelo de manera personal, entendí toda la tristeza y frustración que cargaba consigo, y fui yo, como podría haber sido cualquier otra persona que aquella mañana se hubiese cruzado en su camino, la depositaría de toda aquella ira contenida. Esta persona estaba enojada más consigo misma que conmigo.

Es crucial empezar a entender que sea lo que sea que haga u opine el otro, sea positiva o negativamente, no tiene que ver conmigo, si no con sus propias interpretaciones, con sus propias creencias, sus valores, su manera de entender el mundo, sus propias alegrías o tristezas, sus propias complejidades, su experiencia, su propio aprendizaje.

Cuando nos tomamos todo a nivel personal le damos el poder al otro, nos convertimos en esclavos emocionales de los demás, no ganamos nada, solo perdemos siempre.

No es una tarea sencilla, esto de no tomarnos las cosas como algo personal, para nada. Mas sabiendo que desde siempre nos enseñan lo contrario. Pero podemos aprenderlo y ejercitarlo tantas veces que al final se convierta en algo cotidiano, en un modelo aprendido.  Lograrlo nos permitirá ganar confianza en nosotros mismos, dejar de depender de la mirada o la aprobación del otro; y por sobre toda las cosas aprenderemos a ser libres y con más recursos, mejorando nuestra calidad de vivir.

El poder es todo tuyo.

LIC. MARIA DEL CARMEN PAEZ
Coach Ontológico Profesional
Master Practitioner en Programación Neurolingüística.

También te podría interesar…

¡BIENVENIDO!